¿Qué es un ticket de caja?

Un ticket de caja (o ticket de compra) es un resguardo que toda empresa debe entregar a sus clientes siempre que realicen la compra de un producto o servicio. Puede ser ticket en papel, si es tienda física, o en ticket online, si es tienda virtual.

 

De esta manera, los clientes tienen la garantía de que los comercios o empresas responderán ante cualquier duda o incidencia. Por lo que es importante, no solo no perderlos ni tirarlos, si no guardarlos al menos durante un tiempo.

 

Y por supuesto, antes de nada, el consumidor debe asegurarse que todo lo aparecido en el ticket es correcto: el precio, el número de artículos, etc. De lo contrario, puede pasar desde que se haya cobrado de más, hasta que no conste correctamente el producto o servicio del que tal vez luego tenga que reclamar algo.

Qué es un ticket de compra¿Es lo mismo ticket de caja que factura simplificada?

Efectivamente, desde el 2013, los tickets de caja son en realidad facturas simplificadas, aunque coloquialmente nos seguimos refiriendo a ellos como tickets. Se podría decir que son tickets factura.

 

Solo se entregan tickets de compra a clientes particulares que realicen compras menores de 400€ o pagos en efectivo menores de 2.500€. O cuando ya existe una factura anterior realizada, y se debe rectificar.

 

En algunos casos, si se considera que hay problemas para emitir una factura “normal”, el importe del pago se puede ampliar hasta los 3.000€ y emitir igualmente un ticket de caja. Este caso se aplica a según que sectores de actividad, en los que en el día a día no es posible realizar una factura “normal”.

 

Puedes leer también  ¿Qué es una factura rectificativa?

Nos referimos a sectores como el de transporte de personas y equipajes, servicios de hostelería y restauración, ventas al por menor, parkings, peajes…

 

Cuando hablamos de factura “normal” nos referimos a las facturas que se realizan para empresas y autónomos, ya que con ellas pueden deducirse el IVA (con un ticket de caja, no) y que incluyen, además de los datos fiscales del emisor, los datos fiscales del receptor.

Qué datos debe tener un ticket de compra¿Qué debe contener un ticket de compra?

Si tienes a mano cualquier ticket de alguna de las últimas compras que hayas realizado, se pueden ir comprobando los siguientes datos:

 

  1. Nombre o razón social de la empresa que vende el producto o servicio.
  2. CIF/NIF de la empresa.
  3. Listado de artículos o de los servicios prestados.  
  4. Tipo impositivo aplicado. Es decir, los diferentes tipos de IVA que correspondan según los tipos de productos.
  5. Importe total de la compra.
  6. Número de factura y serie correlativa.
  7. Fecha y hora de la operación.

Si estos datos no constan, el ticket de caja no será válido. Obviamente, una empresa de confianza, con todo en regla, siempre lo va a tener perfecto. Pero comprobar todos los datos nunca está de más, y puede servir para detectar que está todo bien. Sobre todo si la compra se realiza en un sitio poco conocido.

 

Cuando se trate de facturas rectificativas, se debe incluir además la referencia del ticket de caja que se haya rectificado.

Para qué sirve un ticket de caja¿Para qué sirve el ticket de caja?

Ante todo, y como ya hemos dicho, el ticket de caja es un justificante. Justifica el hecho de que el cliente ha “pasado por caja” y pagado por algo, y por tanto, puede acogerse a los derechos de los consumidores.

 

Puedes leer también  ¿Qué es una factura en negativo?

Si eres particular, sirve como garantía (en un período normalmente de 2 años) de que si el producto adquirido está defectuoso, la empresa se va a hacer cargo de arreglarlo.

 

Si no se puede arreglar, tendrá que reemplazarlo por el mismo producto pero en buenas condiciones, o bien el consumidor podrá reclamar una devolución del producto y del importe abonado, al no haberse cumplido las expectativas.

 

Si, pongamos, el cliente ha tenido un problema y ninguno de estos caminos funcionan, podrá tramitar una reclamación, siempre y cuando no hayan pasado más de 6 meses. De lo contrario, tendrá que demostrar que ya estaba defectuoso cuando lo compró.

 

Y por supuesto, como hemos dicho anteriormente, el ticket de caja sirve para comprobar que no haya habido errores en el importe de la compra o que falten productos o servicios.

 

Si eres autónomo o empresario, tienes que saber cómo contabilizar los tickets de compra o facturas simplificadas que estén relacionadas con tu actividad profesional, ya que sirven también para desgravarte de cara a la declaración de Hacienda. Tanto para los ingresos como para los gastos de la empresa.

 

Por lo que pueda pasar, debes guardarlos durante al menos 6 años, en caso de que Hacienda te los reclame. Si son tickets de caja en papel, por el tipo del papel del ticket, los datos se borran con el tiempo, por lo que es aconsejable digitalizarlos.

 

Conclusión

Desde el punto de vista del consumidor, los tickets de compra no son solamente un papel que arrugar y meter en la cartera o en un bolso. Son también un seguro y garantía de que, ante cualquier incidencia, esta debe ser solucionada por la empresa que ha realizado la venta. Y por supuesto, el justificante ante un importe mal cobrado.

 

Puedes leer también  Cómo anular una factura

Desde el punto de vista del empresario que emite un ticket de caja, existe la obligación de hacerlo correctamente, por lo que es importante tener un software que los genere de manera sencilla y rápida, que los pueda personalizar, que los haga compatibles con todo tipo de impresoras…

 

Por eso, si estás buscando un TPV que te facilite la vida, tienes a tu disposición toda la información sobre nuestro TPV de Innovacommerce y sus funciones como caja registradora con ticket. Y por supuesto, cualquier duda, ponte por favor en contacto con nosotros.

About the Author

Leave a Reply

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación.